Vacaciones por el camino.

Muchos son los que esperan todo un año, en vacaciones para hacer el camino de Santiago, en este caso queremos hablar del camino de Santiago en pareja.

Existe un dicho desde hace mucho tiempo que dice que «antes de casarte debes hacer el Camino de Santiago a manos de tu pareja por lo menos una vez.»

Esta frase tiene mucha verdad y todo el sentido del mundo, ya que a lo largo Camino tendrás muchas situaciones de sufrimiento, de cansancio, incluso irritables. Y si conseguís estar en armonía y felices durante tantos días seguidos y superando tantas dificultades, es una clara señal de que existe respeto y tolerancia en la pareja.

El Camino puede ser un pre-examen que te pone a prueba con situaciones límite y difíciles que si consigues sobrellevarlas estas preparado/a para poder afrontar los futuros problemas en la vida que te surgirán con tu pareja.

Aunque pueda parecer que os conocéis bien, ten presente que vais a estar unos días completamente solos, compartiendo todo tipo de situaciones, ¿y sabéis una cosa?

Una de las mejores cosas que tiene el Camino de Santiago, lo hagas solo o acompañado, es que saca a relucir como son las personas en realidad, es muy difícil ser y actuar como una persona que no eres, o lo que es lo mismo te hace ser tu mismo sin falsedades ni intereses de por medio, como puedes imaginar es genial poder ver el «rostro destapado» de todo el mundo, en este caso tu pareja quizás te sorprenda.

Durante el Camino te encontrarás con muchas dificultades, por eso queremos que tengas un apoyo. Y que mejor apoyo que tu propia pareja.

Iréis hablando de cosas tan sencillas que hará que el Camino se haga más llevadero, iros turnando para llevar determinadas cosas o apoyaros cuando «no seáis capaces de seguir». Está claro que ayuda mucho tener a una persona de confianza cerca con la que hacer el Camino, porque no solo lo disfrutarás al máximo sino que será mucho más llevadero. Repetirás seguro.

A veces necesitarás por ejemplo que tu chico lleve algún peso extra en su mochila, aunque ya sabes que puedes contratar los servicios de transporte de mochilas en el Camino que te llevan tu mochila o bulto hacia el siguiente albergue.

Igual tienes suerte y formas parte de ese bajo porcentaje de personas que hacen el Camino de Santiago y no cogen ampollas en los pies, pero muchas personas se sufren un daño terrible en los pies. No solo las ampollas, sino los roces, que en muchas ocasiones dificultan mucho seguir caminando por el dolor.

Llevando a tu pareja tendrás el mejor aliado posible para que te haga las curas. Aprende aquí como evitar y curar ampollas.

O simplemente sentir ese masaje relajante que ayudara a descontracturar tus piernas y espalda para que al siguiente día esteis al 100%.

Podrás contar con el apoyo del otro para prepararte las etapas, los sitios donde comprar o hacer la colada cuando llegues al albergue, las tareas cotidianas se hacen más llevaderas con su ayuda.

En otro momento os asesoraremos sobre el material a utilizar, mientras tanto puedes dejar tus preguntas en: www.persenda.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *